Connect with us

¿Hola, qué estás buscando?

Pancho Sandoval

Internacional

¿Quieres salvar vidas y salvar al mundo? Ya deja de comer tanta carne

La revista The Lancet advirtió que, además del daño ambiental causado por la ganadería, las muertes por consumo excesivo de carne roja han aumentado un 70 por ciento en las últimas tres décadas.

La revista The Lancet advirtió que, además del daño ambiental causado por la ganadería, las muertes por consumo excesivo de carne roja han aumentado un 70 por ciento en las últimas tres décadas.

Hacer que más personas en todo el mundo reduzcan el consumo de carne de res podría salvar vidas al reducir los ataques cardíacos y frenar el aumento de la temperatura global, según la revista médica The Lancet.

Justo cuando fueron tomados por sorpresa por la pandemia COVID-19, los sistemas de salud de todo el mundo no están preparados para hacer frente a los peores impactos del cambio climático, incluidas las enfermedades relacionadas con el calor, concluyó el informe anual Countdown on Health and Climate Change de la revista.

Una de las formas más efectivas de abordar las emisiones, dijeron, es reducir el consumo de carne roja. La producción de alimentos es responsable de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, la mayoría de las cuales provienen del ganado de carne y leche. El informe dijo que las emisiones per cápita del consumo de carne de res aumentaron un 5.5 por ciento entre 2000 y 2017.

Los autores identificaron un aumento del 54 por ciento en las muertes relacionadas con el calor en personas mayores en los últimos 20 años, y un récord de 2 mil 900 millones de días adicionales de exposición a olas de calor que, en conjunto, afectaron a los mayores de 65 años en 2019, casi el doble del máximo anterior.

También encontraron que las muertes por consumo excesivo de carne roja han aumentado un 70 por ciento en las últimas tres décadas, y la mayoría del casi 1 millón de muertes anuales ocurren en regiones del Pacífico Occidental como China, Corea y Australia.

“Es realmente importante que estemos teniendo en cuenta la producción y el consumo de emisiones, de la misma manera que lo hacemos para otros sectores”, aseveró Ian Hamilton, director ejecutivo de Lancet Countdown, un estudio que analiza una amplia gama de temas y vincula el cambio climático y la salud. “La subcontratación de las emisiones a otros países a aquellos que las compran, y luego los riesgos en torno a eso en términos de cambio de dieta”.

Las dietas a base de plantas han ido en aumento en muchos países occidentales en los últimos años por razones tanto ambientales como de salud. Eso ha llevado a empresas como Unilever a ofrecer más alternativas de carne y lácteos a los clientes. Si bien ha habido una mejora general en los factores de riesgo dietético en Europa, en parte debido a la creciente popularidad del veganismo, la región sigue siendo responsable del 3.4 por ciento de todas las muertes por consumo de carne roja, según el informe.

El artículo de investigación es una colaboración entre expertos de más de 35 instituciones, incluida la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial, dirigido por University College London. Incluye un análisis de los impactos del cambio climático en la salud y los servicios de salud, que concluye que ningún país es inmune a los impactos, independientemente de su riqueza. Solo la mitad de los países encuestados dijeron que tienen planes nacionales de salud y clima.

El aumento de las temperaturas ya está afectando la productividad, especialmente para quienes trabajan al aire libre en regiones en desarrollo. La investigación encontró que se perdieron 302 mil millones de horas de trabajo, de las cuales el 40 por ciento fue en la India. El calor y la sequía también están aumentando la exposición a los incendios forestales, y Estados Unidos está experimentando uno de los mayores aumentos.

“El cambio climático genera una brecha cruel que amplía las desigualdades de salud existentes entre y dentro de los países”, dijo Hugh Montgomery, copresidente de Lancet Countdown y médico de cuidados intensivos que trabaja en el University College de Londres. “Al igual que ocurre con COVID-19, las personas mayores son particularmente vulnerables. Aquellos con una variedad de afecciones preexistentes, como asma y diabetes, tienen un riesgo aún mayor “.

Fuente: EL Financiero

Ver Más

Nacional

"Es evidente que México ha recuperado en el Concierto de las Naciones su respeto, su reconocimiento como un país independiente, soberano, solidario", aseguró el...

Internacional

El dueto de DJs franceses ha hecho el anuncio a través de “Epilogue”, un video que se extiende por ocho minutos y con el...

Internacional

El litigio lo perdió la empresa y se le ordenó pagar a las demandadas los gastos generados en el juicio.

Internacional

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunció este lunes que algunos países ricos están socavando el reparto global de vacunas de...

Copyright © 2020 Pancho Sandoval